Site Officiel De Mohamed Sibari

Tous les écrits de Mohamed Sibari sont sous Copyright.Toute copie devra porter son nom et sa provenance.
 
AccueilAccueil  PortailPortail  CalendrierCalendrier  GalerieGalerie  FAQFAQ  RechercherRechercher  S'enregistrerS'enregistrer  MembresMembres  GroupesGroupes  Connexion  

Partagez | 
 

 pinchitos y divorcios

Aller en bas 
AuteurMessage
Admin
Admin


Nombre de messages : 328
Localisation : Maroc
Date d'inscription : 28/12/2006

MessageSujet: pinchitos y divorcios   Ven 6 Juil - 4:58

Prόlogo de pinchitos y divorcios

Por: Dr. J.R. Reacha, Cόnsul Grl. de España

Como me dijo Cela un día en Nueva York - con ocasiόn de su doctorado honoris causa por el Downing College de Long Island en 1991- cuando uno ha de hablar o escribir lo primero a decidir es si hacerlo a favor o en contra. En aquella circunstancia tenía que hablar sobre la droga a su vuelta a Madrid en la Complutense. Concluimos después de amplio circunloquio que era preferibie hacerlo en contra. A la hora de empezar este prόlogo me ha venido a la memoria aquella boutade del gran anglogallego, ahora yacente bajo cl olivo de Iria Falvia. Aprovecho para dedicarle este recuerdo desde aquí lo que estoy seguro le halagará porque además de inteligente era vanidoso.
Esto viene a cuento porque Mohamed Sibari es un autor de méritos discutibles y discutidos que sin duda alguna Cela hubiera gustado en conocer. Uno y otro escriben para describir personajes y situaciones costumbristas y ambos logran su objetivo con fortuna aunque con estilos diferentes. Me decía también Cela en aquellos dias: “me critican porque escribo mal, con palabrotas, y no se dan cuenta que los que hablan mal son mis personajes, yo tengo un cuidado exquisito por la propiedad del lenguaje, más que el Ministerio de Educaciόn. Y si mis personajes hablan mal es porque en realidad hay mucha gente que habla mal”. Lo importante es describir la realidad.
La inteligentsia española hasta la fecha ha pasado de Sibari. Cuestiona su mérito literario por su especificidad. Incluso no reconoce interés en el objeto de su descripciόn, porque no llega a entrar en él. Esto es un gran error. Es como juzgar la obra ya publicada por sus apariencias.
Cuando Sibari me hablό de este su nuevo libro, que el lector tiene en las manos, pensé que antes que aceptar la dedicatoria que me ofrecía, debía yo ofrecerle un prόlogo para aclarar y afirmar algunos puntos confusos sobre su obra ante el lector español. Así es como tengo la suerte de romper una lanza a su favor, que no en su defensa. Ésta ni la quiere ni la necesita.
Veamos. La obra de Mohamed Sibari, con sus nueve títulos, constituye una ventana abierta a la realidad costumbrista del Norte de Marruecos. Quien lea cualquiera de sus relatos y novelas (El Caballo 1993, Regulares de Larache 1994, Poemas de Larache 1994, Judería de
Tetuán 1995, La Rosa de Xauen 1996, Cuentos de Larache 1998, Sidi Baba 1999, Relatos de Las Hespérides 2000, Relatos del Hammán 2001) se encontrará en un mundo sorprendente en el que las relaciones sociolόgicas traslucen nostalgias de la época española, libres amores nacionales y transnacionales, situaciones paradόjicas donde parece que lo que no se ve no existe, nuevas escalas de valores y todo ello dentro de un sentido del humor muy sutil y particular que nos invita a la relectura.
Este acervo, felizmente creciente, ha de insertarse en la pequeña pero valiente corriente costumbrista donde han arado en el mejor sentido otros como Elisa Chimerti. Pérez Galdόs, y autores franceses. El mérite extraordinario de Sibari es que no es un extraño a la realidad que describe. Por eso mismo previene siempre que en sus relatos toda semejanza con personajes reales solo sería mera coincidencia y debe ser descartada porque no responde a la realidad. Escribe como aquellos autores pero describe con mayor objetividad, porque conoce a materia desde su propio terreno, y lo hace con mayor autoridad.
En los momentos actuales hay que decir que el conocimiento que tenemos de la realidad costumbrista marroquí visto desde el norte del Estrecho es todavía pobre y desfigurado. Viejos mitos que se arrastran desde los primeros orientalistas del siglo XVIII han permanecido a lo largo de dos cientos años, han dificultado nuestras relaciones a nivel popular y aun persisten de manera negativa, aunque creo que cada vez menos. Por ello la obra de Sibari merece ser conocida y apoyada, porque constituye una ventana abierta para quien quiera ver lo que hay aquí, y puede verlo en este idioma universal. Larache, Arcila, Tetuán, Ceuta y Tánger aparecen con sus gentes y sus maneras de ser y pensar. El Norte de Marruecos cobra aquí una personalidad propia y rara vez descrita sin nostalgia o apasionamiento. Las obras publicadas sobre este objeto son escasas. Sόlo algunos especialistas en Marruecos, como Jacinto Lopez Gorgé, Goytisolo, Ricardo Barcelό y otros pocos entre los españoles, saben de esto porque la puerta grande de entrada al conocimiento exige conocer el árabe dialectal o bien integrarse plenamente en esta sociedad donde el pueblo marroquí se comunica y vive. Y esto requiere un esfuerzo o vocaciόn que pocos tienen, por lo mismo. Como el hecho indiscutible es que es necesario conocer a nuestro vecino del sur obras como la presente merecen la bienvenida sin reservas de estilo ni de la clase.
Una reflexiόn del estado de cosas a nivel de relaciones entre los pueblos de las dos orillas del Estrecho conduce a una valoraciόn positiva de la obra de Sibari y debe hacerse en funciόn de sus propios méritos ya que al haber nacido y crecido por sí sola, sin ayudas, nada tiene que ver con el nivel oficial de las relaciones. Estas discurren por otros cauces, con razones y fundamentos cuya explicaciόn pertenece a la ciencia de las relaciones entre Estados. En el caso de Marruecos el nivel oficial de la comunicaciόn entre cúpulas tiene su propia entidad e independencia, y conlleva casi siempre desde antiguo una simplificaciόn coyuntural y parcial de la realidad subyacente. Esta circunstancia es tan determinante que por sí sola servía a quien quiera verlo para entender los altibajos de unas relaciones que periόdicamente ofrecen las características psicolόgicas del binomio amor-odio. El mundo que describe Sibari en nada se parece a este último. , ¿Cuál de ellos es el real ? El lector juzgará.
El libro presente se inscribe en la trayectoria literaria de su autor. Forma parte de la misma secuencia. Dificilmente puede entenderse en su plenitud desconectado de otros anteriores. Sin embargo acredita mayor maestría. El relato es ágil, con un léxico certero aunque limitado, el hispano marroquí, y dotado de abundantes localismos. Al ser una colecciόn de historietas resulta de cόmoda lectura. Consigue pronto poner al lector en situaciόn y mantener su atenciόn porque rara vez puede predecir el desenlace. A veces la acciόn discurre de manera tan rápida que es necesario volver a la secuencia. No hay duda de que es un estilo muy personal, agradable por su diafanidad, su sencillez, y su delicadeza. Tal vez conviene recornendar una lectura sin prisas y con pausas.
Y en cuanto al contenido, el aspecto más sustantivo de estos Pinchitos y Divorcios puede resumirse en que se trata de un libro verdaderamente entretenido. Pero dejemos al lector que opine por sí mismo. Estoy seguro de que se sorprenderá. Aunque lo descrito en estos diálogos como en los de Platόn (cuya mayúscula Diálogos), no tenga que ver nada con la realidad ni mucho menos, sí le permitirá intuirla. Si no fuera por estas luces y sombras que envuelven los relatos de Sibari la mayor parte de los lectores mortales interesados en conocer nisiquiera intuiríamos la realidad de las gentes que desfilan por sus páginas.
Mi cordial enhorahuena y mejores deseos de continuidad y éxito por esta manifestaciόn del español de Marruecos que pervive y progresa al margen de los cauces oficiales.
Revenir en haut Aller en bas
Voir le profil de l'utilisateur http://mohamed-sibari.fr-bb.com
 
pinchitos y divorcios
Revenir en haut 
Page 1 sur 1

Permission de ce forum:Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Site Officiel De Mohamed Sibari :: Relatos De Mohamed Sibari :: Les Nouvelles de Mohamed Sibari-
Sauter vers: